LA UNIVERSIDAD: ¡Bienvenidos!

sábado, 21 de junio de 2014



67, esta fue más o menos la cantidad de veces que nos dijeron ¡Bienvenidos! en la universidad y no exagero, probablemente me esté quedando corta, Profesores, Grupos, Alumnos, Colectivos, Preparadores, y creo hasta los perritos que se pasean por la universidad nos decían ¡Bienvenidos! al mover sus colas. Tanto es así, que al salir de clases teníamos miedo que de la nada saliera alguien a darnos la bienvenida de nuevo. Mis compañeros y yo tenemos la esperanza de que dejen de darnos la ¡Bienvenida! esta semana. Por otro lado, algo positivo de la ¡Bienvenida! fue que tuvimos la oportunidad de conocer un poco más la carrera, uno que otro profesor y nuestros futuros compañeros de estudio, antes de comenzar a clases como tal y de verdad eso fue un alivio.

Miedo: creo que eso me dio al principio. Nunca me han llamado ‘Nueva’, sería muy triste que eso me pasara en la Universidad y para eso yo tenía una estrategia que me ayudara a superarlo: Si algo me delataba y me decían ‘Nueva’ me haría la loca y seguiría adelante como si nada, afortunadamente esto no paso (Hasta ahora) y espero que no ocurra en los próximos días. También sentí miedo de no hacer amigos (aunque yo soy muy sociable, simpática, divertida, es decir, chévere) y en este caso mi estrategia iba a ser la misma estrategia que uso para cualquier situación incómoda: Refugiarme en mi teléfono, quizá fingir una que otra llamada; afortunadamente esto tampoco paso (Gracias Yisus) e hice un par de amigos que la verdad también son Chéveres, MUY RAROS pero chéveres: una que otra stalker profesional, una con voz graciosa, más de uno de pocas palabras y así… Pero me agradan. 

Un poco de ansiedad el domingo por la noche y muchas interrogantes en mi mente… ¿Serán ciertos los comentarios de tal profesor? ¿Será que no pasaré matemática? ¿Y si le da por odiarme a algún profesor? ¿Y si me sacan de clases por quedarme dormida? ¿Y si me pierdo en la universidad? ¿Nos harán alguna broma de novatos? ¿Y si me compro un unicornio? ¿Soy un cacahuete? ¿Fue primero el huevo o la gallina?... y así. Pero a pesar de todo esto, pude conseguir el sueño y durante la semana pude ir respondiendo poco a poco mis dudas (aunque al responder una se me ocurren 3 más...) Algunas cosas ciertas y otras falsas, creo que lo mejor es sacar  mis propias conclusiones, pero en lo que si necesitaré ayuda es para elegir el color…si…de mi unicornio.

Inteligente: así me sentí mientras le explicaba aaa…mmmm… ahora no recuerdo su nombre, pero a él, que nuestro preparador tenía APARATO REPRODUCTOR MASCULINO, por ende no podía ser una mujer, aunque el insistía en decir ‘ahí viene la preparadora’ cada vez que pasaba por nuestro salón un chica y yo volvía a decirle: es hombre, tiene APARATO REPRODUCTOR MASCULINO (la verdad no fue esa la expresión que utilicé pero dejémoslo así).

Quedé gratamente sorprendida al darme cuenta que aún se sumar y restar, después de un año de no hacer nada, al principio me sentía confundida, la verdad no sabía si era diestra o zurda, gracias a Dios ya lo recordé. También puedo despejar fórmulas… bueno por ahí dicen que lo bien aprendido jamás se olvida.Para finalizar, creo que me costará acostumbrarme a despertarme temprano pero prometo esforzarme. Esta no es una entrada común, pero quería hacer algo diferente y contarles un poco como me va en esta nueva etapa, así que espero les guste. ¿Y ustedes? ¿Qué tal?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS