Perder.

lunes, 28 de noviembre de 2016

He aprendido que la vida se trata de perder. 
Y es que me di cuenta que desde pequeña empecé a perder cosas, en el colegio: los lapices y borradores duraban pocos días conmigo, perdí mi pequeñitos dientes de leche, perdí juguetes, perdí colitas, perdí el miedo a las cosas nuevas, perdí el tiempo deseando ser grande y poco a poco, mientras pasaba el tiempo, fui perdiendo la inocencia. Siendo un poco más grande seguí perdiendo... perdí amigos, perdí mascotas, perdí seres queridos, perdí mis viejos recuerdos, perdí oportunidades...

Aunque he aprendido que la vida se trata de perder, también he aprendido que después de perder...solo podemos ganar. Y es que en aquel cumpleaños donde yo quería ir a la playa y no pude, perdí la oportunidad de  compartir con mis amigos y termine pasando el día en casa con mi abuelo, ese fue mi último cumpleaños con él presente físicamente. Aquel fin de semana que viajamos a casa de la abuela, perdimos la oportunidad de descansar de una semana agotadora, pero disfrutamos de la última parrilla con la abuela, antes de que volara alto, antes de irse a descansar. Y entonces me he dado cuenta que, en muchas ocasiones, cuando creo que he perdido grandes cosas realmente no he perdido nada en comparación con lo que estoy ganando, solo que me doy cuenta de ello con el tiempo.

A pesar de lo aprendido, me duele perder y sé que seguiré perdiendo... amigos, viejos libros, amores, papeles, aretes, pulseras, tiempo, juventud, etc. Eso si, también estoy segura de que seguiré ganando, pero entre tantas cosas, solo hay una que no sé si se pueda recuperar, si al perderla obtenga algo mejor, solo hay una cosa que tengo miedo de perder y aunque la vida se trate de perder espero no perderla nunca, a mi misma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS