Días y lugares equivocados.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Cada vez que puedo voy al teatro, me gusta tanto como ir al cine. Hace unos días me regalaron unas entradas para un acto de unos seminaristas y yo encantada. Las personas que nos invitaron dijeron que era el miércoles, aunque se notaban un poco dudosos, así que esperé pacientemente a que llegara el día. Mi hermana invitó a sus amigas para que nos acompañarán y así pasar un rato distinto.
El miércoles llegó y cómo no estaba segura de la hora del acto busqué las entradas para revisar, era a las 3pm que iba a comenzar todo, así que nos arreglamos temprano y mi papá nos llevó al teatro. Cuando llegamos al lugar me extrañó no ver a ningún conocido, cuando entramos vi a un montón de niñitas vestidas y maquilladas para bailar, pensé que serían parte del acto. Caminé por el lugar y nada que encontraba a alguien conocido. Pensé que quizá había visto mal la hora así que saqué las entradas para revisarlas otra vez.
Hora: 3 p.m.

Función: jueves
¿Cómo no vi ese detalle?

Ese día no era la función. Nos reímos por un rato. La gente nos veía de forma extraña, como si supieran que estábamos en el lugar correcto pero el día equivocado. Son cosas que pasan. 
Dato curioso: mientras esperábamos que mi papá fuera por nosotras escuchamos a una señora gritar: me pica una nalga co#$! Todavía me pregunto cómo hice para no explotar de la risa en ese momento.


Este incidente me recordó aquella vez que mi mamá, mi hermana y yo terminamos en un matrimonio por equivocación. La hija de una amiga de mi mamá cumplía quince años y nos invitaron. La "pachanga" sería en el club Italo pero por alguna razón mi mamá y yo pensamos que era en el club árabe, el día de la fiesta cuando llegamos al club supe que algo andaba mal porque la decoración era demasiado elegante y todo era blanco. Cuando vimos a la novia confirmamos que estábamos en la fiesta equivocada. Fuimos al carro y mientras reíamos buscamos la tarjeta de invitación y vimos que era en el otro club, así que nos fuimos de ahí.
Dato curioso: en el matrimonio la gente ni se dio cuenta de nosotras, nos veían y sonreían como si nada. Y los quince años estuvieron geniales.


Lección del día: revisar la fecha, lugar y hora de fiestas, reuniones y cualquier compromiso jajajajaja.

1 comentario:

  1. Me he reído porque tambien me he reído de mi mi, tenia que tomar un tren para ir a otra ciudad a examinarme, mi tío me iba a llevar a la estación y se durmió, así que mi padre me llevó en el siguiente y me acompaño para dar explicaciones de mi retraso, el siguiente tren que tuvimos que tomar para irnos de vacaciones, no lo perdimos, llegamos con mucho adelanto, nos acomodamos todos ¡Nos íbamos de vacaciones! llegó la hora y el tren iba a salir con retraso pero tampoco llegaba nadie a ocupar sus asientos. Nos habíamos sentado en el tren equivocado, podría seguir pero como ejemplo no está mal. En este tipo de confusiones lo importante es reír como hicisteis tus amigas y tu.

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS