Cosas inesperadas - La Universidad.

jueves, 2 de febrero de 2017

Aunque todas las semanas a veces parecen iguales hay una que son muy especiales, esta es una de esas. Creo que todo empezó con un abrazo, el pasillo se convirtió en el lugar perfecto para el reencuentro con mis amigas, unas risas por aquí, unas risas por allá y ese abrazo que no podía faltar; ya que no nos vemos tanto como antes cuando compartimos un momento siempre se vuelve especial.
Había tensión en el lugar, creo que las paredes, el jardín, lo más profundo de mi escuela ya presentía que algo pasaba, yo inocente seguía riendo con mis amigas. Y de la nada me invitan a una reunión, me dan poca información pero suficiente como para motivarme a ir y es que yo no puedo decir que no a los espacios que prometen discusión y cambio, así que voy.
Las diferencias, si sabemos trabajarlas, nos unen. Encontrarme con personas que aprecio, con buenos compañeros y con desconocidos que tienen inquietudes parecidas a las mías fue hermoso. Y es que cuando tienes una idea y piensas que estás loco y te encuentras con gente que piensa en la misma dirección es genial, quizá sigues sintiéndote como un loco, pero al menos no estás solo.
Los espacios hay que aprovecharlos y disfrutarlos, un sentimiento de satisfacción me invadió, una semillita de esperanza nació en mi, escuchar al otro, intentar comprender, valorar sus ideas, que te escuchen, que te tomen en cuenta... el salón estaba desbordado de buenas vibras. Aun no estoy muy segura de a donde vamos pero de que vamos... ¡vamos!

¡Feliz vida!

1 comentario:

  1. Muy alegre tu entrada, reunirse con amigos es magnifico, nos abre a nuevas posibilidades, a otros planes y puntos de vista. Abrazos

    ResponderEliminar

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS